Medidas para proteger la información: defiende el principal activo de tu empresa

Ayudas Públicas
Medidas básicas para proteger tu principal activo: la información.

Cuando hablamos de información en la empresa nos referimos a uno de los activos más importantes que estas poseen. El trabajo de las organizaciones está basado en el uso y gestión que se hace de esta, siendo crucial en el día a día de una empresa.
La información debe estar rigurosamente catalogada y ser accesible para así poder consultarla y clasificarla fácilmente según las necesidades. Así pues, debe estar salvaguardada y controlada para evitar que algún agente externo pueda acceder a ella, modificándola o destruyéndola.

Si la información de la empresa cayera en manos de individuos malintencionados, podría conllevar resultados fatales. Por lo tanto, se recomienda que tenga un ciclo de vida, eliminándose de forma segura cuando deje de ser de utilidad. Pero, mientras esa información sea útil y tenga una razón de ser conservada, deberá estar protegida, siguiendo buenas pautas para ello.
A continuación, se muestran una serie de medidas básicas para la protección de este activo vital para los intereses de las organizaciones:

1. Control de acceso a la información
Limitar el acceso a la información es una de las prácticas más relevantes. Se debe a que cuantas menos personas tengan acceso a una información, menor es el riesgo de que esta se comprometa. Toda empresa debe seguir el principio del mínimo privilegio, es decir, un usuario debe tener acceso a la información estrictamente necesaria para realizar sus funciones. Para ello, se deben seguir los siguientes pasos:

2. Actualizaciones de seguridad
Es crucial contar con un software integral de seguridad, como un antivirus, antiespía o firewall, para evitar cualquier ataque. Es importante que tanto el software integral de seguridad como los programas y sistemas operativos instalados dentro del ordenador estén actualizados.

3. Copias de seguridad
La creación de copias de seguridad es un método de salvaguardas básico para la protección de la información.

4. Utilización de contraseñas robustas
Se deben proteger todos los accesos posibles, tanto a dispositivos móviles como a equipos y documentación sensible. Siempre que sea posible se establecerán contraseñas elaboradas, que cuenten con múltiples caracteres, mayúsculas y minúsculas, símbolos… Y se cambien de forma periódica.  Es una de las primeras barreras de seguridad; por lo tanto, debe ser difícil de «atravesar».

5. Acceder a páginas web y compras seguras
Con el objetivo de asegurar esta práctica, una medida puede ser comprobar la información legal del comercio. En el apartado de información de la tienda online, a causa de diferentes normas legales, deben figurar: «Aviso legal», «Términos de uso» y/o «Política de privacidad».

Otra medida para garantizar la seguridad es comprobar que se están realizando comunicaciones seguras, denominadas HTTPS.

Además, los sellos de confianza son otro método que proporcionan las tiendas online para verificar la seguridad de la venta.

6. Protección del correo electrónico
El correo electrónico es una de las principales herramientas de una empresa. Por ello, se debe añadir filtros antispam y sistemas de encriptado de mensajes más confidenciales, con el fin de asegurar la protección y privacidad de la información de la compañía.

Estos son algunos de los procedimientos recomendados para elevar la seguridad de correo electrónico:

Impartir formación y concienciación periódicamente a los empleados para minimizar el riesgo humano.
Implantar una normativa de uso de correo electrónico.
Instalar medidas de seguridad tanto en el servidor de correo electrónico como en los equipos.
Implantar una autenticación multifactor (MFA) para evitar poner en peligro las cuentas.
Para más información, consultar el documento con la política de seguridad para la pyme: Uso del correo electrónico.

7. Almacenamiento en la nube, red y local
La tecnología de almacenamiento en la nube consiste en un servicio ofrecido por distintos proveedores de Internet que funciona de manera similar a la de un disco duro remoto. Su principal característica es la capacidad de acceder desde cualquier lugar y dispositivo.

Permite contar con un lugar común de trabajo donde almacenar información y poder compartirla entre los distintos usuarios de la empresa. Otra alternativa son los servidores de almacenamiento en red.

Etiquetas

ciberseguridad